To read the article in English, click here.


Únete a la lucha para salvar el periodismo local pagando una suscripción.


Alexis Miranda, migrante ecuatoriana y residente de Bushwick por más de 15 años, conoció a Maria Herron, la fundadora y copropietaria de Mil Mundos, la librería bilingüe y centro comunitario de Bushwick, al inicio de la pandemia. 

Herron era voluntaria en la distribución realizada por el colective de vecines Bushwick Ayuda Mutua (BAM), que estaba entregando comida y artículos esenciales para familias como la de Miranda. Miranda se había quedado sola con uno de sus hijos, que vive con discapacidad. El resto de su familia había dejado la ciudad en búsqueda de trabajo. 

Luego de eso, Miranda conoció Mil Mundos y a todo su equipo, Mil Mundos Colectiva, quienes dirigen la librería y lugar de encuentro ubicado en 323 Linden St., a dos cuadras de la parada Myrtle-Wyckoff, y cuyos anaqueles y mostradores están llenos de libros en inglés y español.

“Siento firmemente que si tú no te preocupas o no te ocupas de las preocupaciones de los miembros de tu comunidad, tú no estás en comunidad con ellos”, dijo Herron. 

En octubre, la Colectiva anunció Mil Mundos en Común, su división sin fines de lucro que busca colaborar con la comunidad de Bushwick para que más vecinos puedan acceder a productos esenciales, literatura y alfabetización digital. Su primer proyecto es “Conectando a Bushwick”, una recaudación de fondos que espera conseguir $10,000 para subsidiar por completo la instalación de internet gratuito en al menos 100 hogares de Bushwick mediante NYC Mesh, una red comunitaria compuesta de voluntarios, que se dedica a combatir la brecha digital de la ciudad y a instalar internet confiable y de alta velocidad para todos los neoyorquinos.

El lanzamiento de En Común y su primer proyecto representa una continuación del trabajo que realizaba Mil Mundos desde la librería, pero también la creación de un marco más deliberado para que el barrio se entienda a sí mismo y sus problemas estructurales, según Herron. “¿Por qué el estudiante no funciona bien en la escuela?… Porque no tiene las cosas esenciales, porque no tiene una cama, porque no tiene una nevera,… porque recién ha llegado [al país]. Si hay recursos en la ciudad, ¿por qué no usa esos recursos? Porque no tiene la red”, dijo Herron, “¿Pero por qué no tiene la red?… Porque no tiene un papel con su dirección, no tiene una cuenta de banco… ¿Cómo pagar? No es posible. Es muy caro”.

Según el Comité de Ciudadanos por los Niños, en 2019, uno de cada 10 niños en Bushwick no tenía internet en casa. Además, el Comité estima que, el mismo año, casi la mitad (43.56%) de los más de 7 mil hogares de Bushwick que no tenía acceso a internet, tenían ingresos menores a $20,000, es decir, ingresos comparativamente bajos según la ciudad. 

Mientras tanto, gracias al formulario de solicitud de asistencia de BAM, Mil Mundos ha recibido 300 solicitudes de vecinos que no tienen internet en casa actualmente. 

Por eso, En Común no va a esperar a recaudar el dinero para hacer las instalaciones. “Lo hemos estado haciendo desde junio”, dijo Herron, “Solo que necesitamos más dinero. Algunas de las primerísimas instalaciones las pagó Mil Mundos, la librería, con el dinero de [la venta de] los libros”. Miranda es una de los vecinos que han recibido la ayuda de la Colectiva para unirse a NYC Mesh. 

Una red comunitaria

Miranda, a diferencia de otros miembros de la comunidad, sí tenía conexión a internet en casa. Pero, en los últimos años, su compañía proveedora, Spectrum, subió sus precios a $70 dólares mensuales, un monto que ella ya no podía pagar. A pesar de llamar y enviar cartas a la compañía explicando que su hijo con discapacidad necesitaba la conexión para hacer sus tareas, Spectrum no disminuyó el precio. En septiembre, ella se enteró de NYC Mesh mediante Mil Mundos. “Me dijeron ‘Usted tiene que cancelar toda su cuenta con Spectrum y nosotros vamos a ponerle Internet. Esto es gratis para los que no tienen’”, dijo.

A pesar de que el servicio que proporcionaba NYC Mesh le parecía raro al principio, Miranda no dudó en aceptar la instalación de los routers cuando llegaron los instaladores a su casa, porque confiaba en su comunidad. “No conocía [a NYC Mesh], pero, como yo conocía a Mil Mundos, como conozco a Maria, se me hace confiable… Si venía de otra persona, de pronto, ahí sí dudaba”, agregó.

Los miembros de NYC Mesh usan routers inalámbricos montados en sus techos o ventanas para conectarse con otros miembros en la red. Un apartamento puede conectarse y, si puedes pagar por un equipo más sofisticado, se puede conectar hasta todo un edificio. El único costo regular es la tarifa de instalación inicial, que varía de $160 a $290, dependiendo de si puedes pagar el costo total o no. Mesh también acepta donaciones mensuales que ayudan a mantener su servicio.

Routers y otros materiales de instalación de NYC Mesh de la sesión informativa comunitaria de Mil Mundos. Natalia Sánchez Loayza.

Una de las particularidades de NYC Mesh es que la única forma que tiene esta red comunitaria de volverse más poderosa y estable es mediante el incremento de miembros de su comunidad. Cada vecino o miembro de NYC Mesh se convierte en un “nodo” que forma parte de la red. Cuantos más vecinos se unan, la conexión se volverá más confiable y más rápida. 

Según Miranda, su conexión es estable y rápida, viabilizando que ella y sus hijos estén en línea simultáneamente. Por ejemplo, al momento de nuestra conversación por Zoom, su hijo también está conectado a la misma red. Ocasionalmente, si es que experimentan algún problema de conexión, sucede porque también han decidido compartir la red con un vecino de otro piso que también lo necesitaba. 

“Necesitas la red para todo. Necesitabas la red para enviar a tu hijo a la escuela el año pasado… ¿Por qué, en Nueva York, la ciudad más grande de los Estados Unidos, no hay una infraestructura para eso? Porque está monetizado”, dijo Herron. “Esto deja a mucha gente afuera. Y tiene que importarnos que algunos se queden afuera… El precedente que se ha sentado, según la infraestructura actual, es que eso no importa. Las personas que se han quedado afuera son una parte substancial del barrio”. 


Si eres un vecino de Bushwick y no tienes acceso a internet, puedes usar este formulario para solicitar asistencia por parte de Bushwick Ayuda Mutua y Mil Mundos. Si quieres donar a la compaña “Conectando a Bushwick”, puedes usar este link. Si deseas ayudar a Mil Mundos a instalar las antenas, puedes enviarles un mensaje a su cuenta de Instagram. Y si eres un vecino que puede pagar por el servicio y quieres volverte parte de la red comunitaria, puedes contactar a NYC Mesh


Las entrevistas para este artículo se llevaron a cabo en Spanglish y han sido traducidas al Español con permiso de las entrevistadas para mayor claridad. 


Para más noticias, suscríbete al newsletter de Bushwick Daily.

Únete a la lucha para salvar el periodismo local pagando una suscripción.


Join the fight to save local journalism by becoming a paid subscriber. We’ll throw in a tote bag and a yellow card.